¿Qué es la gamificación?

Es Sebastian Deterding quien en 2011 define la gamificación como  “uso de elementos de los juegos y técnicas del diseño de juegos en contextos que no son de juegos”. 

Desde Gamifica Tu Aula esta definición se queda corta y os invitamos a profundizar sobre ello en la pestaña de webgrafía donde encontraréis a numerosos autores que la han estudiado desde diferentes campos, desde la educación, a la empresa pasando inevitablemente por el diseño de juegos.

Hay que tener claro que gamificar no es jugar. Se trata de generar una experiencia con aspecto de juego donde los participantes perciben la experiencia como un juego, pero no están jugando.

 

Por tanto, es importante diferenciar gamificación de “aprendizaje basado en juegos” (ABJ). El ABJ consiste en el uso de juegos en el aula con fines de aprendizaje o desarrollo de habilidades. Éstos pueden ser juegos ya existentes, o bien adaptaciones o creaciones de juegos con el objetivo primordial de trabajar los contenidos (en este último caso, serían los llamados juegos serios o serious games). Si aplico ABJ en el aula, mis alumnos sí jugarán a juegos.

 

Sin embargo, una experiencia gamificada no se juega, ya que no es un juego.

 

La gamificación es inspirarnos en los juegos, analizando sus dinámicas y mecánicas, y tomar aquellas que nos gusten, para posteriormente aplicarlas en entornos que no son juegos (por ejemplo: una asignatura, un tema o un trimestre de cualquier curso escolar) y así transformarlos en una experiencia totalmente diferente a lo que era. Y para que la experiencia sea completa, no sólo vale con añadir puntos, niveles, insignias… es fundamental introducir numerosos elementos del juego y sobretodo una narrativa potente.

¡A explorar el maravilloso mundo del juego y a gamificar!