2018 por @Gamificatuaula

  • YouTube
  • Google +
  • Twitter - círculo blanco

¡Síguenos en las redes!

¿Qué es la gamificación?

Werbach y Hunter (2014) definen la gamificación como  “uso de elementos de los juegos y técnicas del diseño de juegos en contextos que no son de juegos”

Sinceramente desde nuestro punto de vista esta definición se queda muy corta.


Veamos que dicen otros expertos sobre la gamificación:

 

Según Imma Marín y Esther Hierro:

"La gamificación es una técnica, un método y una estrategia a la vez. Parte del conocimiento de los elementos que hacen atractivos a los juegos e identifica, dentro de una actividad, tarea o mensaje determinado, en un entorno de NO-juego, aquellos aspectos susceptibles de ser convertidos en juego o dinámicas lúdicas. Todo ello para conseguir una vinculación especial con los usuarios, incentivar un cambio de comportamiento o transmitir un mensaje o contenido”

 

Según Teixes (2015), en su libro “Gamificación. Motivar jugando”,  afirma que gamificar consiste en: “aplicar recursos propios de los juegos, como el diseño, las dinámicas o los elementos de los juegos, en contextos no lúdicos, con el fin de modificar los comportamientos de los individuos, actuando sobre su motivación, para la consecución de objetivos concretos”. Es decir, se trata de aplicar a una actividad los aspectos que hacen que un juego resulte atractivo para favorecer la motivación, el esfuerzo y el rendimiento.

 

Zichermann y Christopher (2011) se refieren a la gamificación como un proceso que tiene que ver con el pensamiento del jugador y las técnicas que emplea durante el juego de manera atractiva para

los usuarios, que incite a la resolución de conflictos.

 

La que más nos gusta es la siguiente.

Según Karl Kapp: "La gamificación es el uso de las mecánicas basadas en el juego, la estética y el pensamiento de juego para involucrar a las personas, motivar la acción, promover el aprendizaje y resolver problemas".

 

Uno de los problemas de la gamificación es la falta de una terminología común y concreta. De hecho a pesar de los muchos debates existentes en las redes no sabemos definirlo como estrategia metodológica, técnica, herramienta, método… No hay quorum en este sentido.


Teniendo en cuenta las definiciones anteriores y las nuestras propias sabemos que la gamificación nace, crece y se alimenta del juego. De ahí que nos guste especialmente la frase de Pepe Pedraz, que hay que jugar y jugar, mucho, para conocer bien los componentes de los juegos.

 

Sin embargo creemos que la gamificación es un concepto interdisciplinar. De nada sirve saber mucho de juegos si no lo relacionamos con la psicología y la pedagogía. Es imprescindible tener un buen conocimiento de las dinámicas de grupo, la motivación y los métodos de enseñanza si queremos que el proceso de enseñanza aprendizaje sea más eficaz usando la gamificación.

Y para ello debemos de saber situar la gamificación entre la terminología existente atendiendo al objetivo que queramos perseguir:

Fuente: Pepe Pedraz  www.alaluzdeunabombilla.com

Hay que tener claro que gamificar no es jugar. Se trata de generar una experiencia con aspecto de juego donde los participantes perciben la experiencia como un juego, pero no están jugando.

 

Por tanto, es importante diferenciar gamificación de “aprendizaje basado en juegos” (ABJ). El ABJ consiste en el uso de juegos en el aula con fines de aprendizaje o desarrollo de habilidades. Éstos pueden ser juegos ya existentes, o bien adaptaciones o creaciones de juegos con el objetivo primordial de trabajar los contenidos (en este último caso, serían los llamados juegos serios o serious games). Si aplico ABJ en el aula, mis alumnos sí jugarán a juegos.

 

Sin embargo, una experiencia gamificada no se juega, ya que no es un juego.

 

La gamificación es inspirarnos en los juegos, analizando sus dinámicas y mecánicas, y tomar aquellas que nos gusten, para posteriormente aplicarlas en entornos que no son juegos (por ejemplo: una asignatura, un tema o un trimestre de cualquier curso escolar) y así transformarlos en una experiencia totalmente diferente a lo que era. Y para que la experiencia sea completa, no sólo vale con añadir puntos, niveles, insignias… es fundamental introducir numerosos elementos del juego y sobretodo una narrativa potente.

Para ampliar lo que exponemos, nos gustaría dirigiros a dos excelentes artículos de obligada lectura:

- Pepe Pedraz: How to gamify an atomic bomb? (Cap. I).

- Santiago Vallejo: Gamificación no es jugar en clase.


Para poder desarrollar sistemas basados en juegos es necesario jugar mucho y conocer las motivaciones de las dinámicas y lo que producen las mecánicas a cada tipo de jugador. Como bien dice Imma Marín en su libro “Jugamos”: con una buena actitud lúdica desarrollada es más fácil generar diseños gamificados para otros.

 

Aquí en Gamifica tu aula recogemos numerosas experiencias gamificadas dentro de la enseñanza, de modo que quienes visiten y exploren estas obras maestras puedan saborear las ideas y concepciones que todos y cada uno de los autores tengan. Esto permite a cada uno descubrir y entender la gamificación, a falta de una definición consensuada, de manera contextualizada. Esperamos que disfrutéis de lo que os proporcionamos en esta página, y si queréis colaborar con nosotros o si tenéis alguna duda acerca de las obras gamificadas o recursos para gamificar que encontraréis en la web, no dudéis en contactar.

¡A explorar el maravilloso mundo del juego y a gamificar!